Bandoleros del pedal

Da pena irse de un sitio cuando te tratan bien, pero estamos muy impacientes por conocer nuestro próximo país, Ruanda.

FullSizeRender(6)

FullSizeRender(5)

Ruanda muy concienciada con el medio ambiente

Cruzamos la frontera con cierta inseguridad por poseer un producto prohibido en Ruanda y no en Uganda, las bolsas de plástico. Están terminantemente prohibidas, solamente usan bolsas de papel, de hecho nos habían contado alguna historia de gente que había tenido que deshacerse de ellas al entrar en el país. Nosotros preferimos arriesgar. El porcentaje de posibilidades de que estalle un tomate o de que se abra un bote de miel en una alforja mientras atravesamos las maltrechas carreteras africanas es altísimo, así que nuestra despensa depende bastante de ellas.

Nada más entrar en Ruanda se perciben varios cambios, y lo mejor de todo es que las cosas buenas de otros países africanos, permanecen. Seguimos siendo saludados por cualquier persona que nos encontramos, nadie borra su sonrisa al saludar y seguimos siendo la admiración allá donde vamos por el medio de transporte que usamos para viajar.

FullSizeRender(8)

Ruanda nos recibe con mucha más organización que otros países, y con algo más de desarrollo; las tiendas tienen nevera, las casas son de ladrillo y no de barro, las carreteras están todas asfaltadas y tienen un arcén generoso por el que circular en bicicleta se hace bastante agradable; y digo bastante, y no muy agradable, porque hemos entrado en el país de las mil colinas y vayamos donde vayamos nos toca subir puertos. El paisaje es de quitar la respiración.

FullSizeRender(10)

FullSizeRender(2)

Los arcenes de la carretera desbordan actividad

No sé si por lo maravilloso del paisaje o por el cansancio que manejamos, pero ver esas colinas verdes con pequeños poblados en sus cimas nos hace olvidar por completo las subidas que dejamos atrás.

La lengua oficial de Ruanda ha pasado a ser el inglés hace poco, y se nota en las conversaciones que mantenemos con los locales:

– “Good Morning” – saludamos al pasar.

– “I’m fine”, contestan.

FullSizeRender(3)

Los niños nos reciben siempre muy efusivos

O los niños, cada vez que les saludamos siempre contestan “Good morning, teacher”, sin importar quién les esté saludando. Sea la hora que sea, el saludo siempre es “Good Morning”, y a nosotros ya nos lo han contagiado, y sea la hora que sea siempre damos los buenos días.

Es admirable ver la alegría que tienen todas las personas en este país después del genocidio que vivieron en 1994. Fue hace tan poco tiempo que absolutamente todo ruandés se ha visto afectado de una forma o de otra, y es impresionante ver cómo todos han pasado página y cómo han rehecho sus vidas.

El país está lleno de bicicletas y la afición es enorme. Nos damos cuenta de que una bici en un país como éste significa mucho más que en el nuestro. En cada ciudad hay un sistema organizado de bicitaxis en el que sus conductores van uniformados y llevan un asiento acolchado detrás para sus pasajeros. Las bicicletas también son un vehículo de carga de lo más eficiente. Las cargan con carbón, plátanos o madera convirtiendo toda bicicleta en una herramienta de trabajo y los ciclistas aquí van a unas velocidades de vértigo.

FullSizeRender(9)

A Magnífica no hay quien la coja

Además son muy astutos. Como el país está lleno de cuestas, al inicio de cualquier puerto los ciclistas se apostan en el arcén a la espera de cualquier camión que vaya a subir; una vez que pasa por delante de ellos, se sujetan como lapas a la parte de atrás del camión para subir sin esfuerzo ninguno. En cuanto el camión toca la cima, se sueltan y bajan el puerto en posición aerodinámica con las bicis cargadas a más no poder y a toda velocidad. Es todo un espectáculo verles.

Los ciclistas ruandeses a toda velocidad

De hecho, el tour ciclista más importante de África es el de Ruanda y cada vez más equipos internacionales participan. Deberían venir por aquí los entrenadores del equipo Movistar, ficharían a más de un talento.

Después de pasar un par de días reponiendo fuerzas en la capital, Kigali, ya estamos en Tanzania disfrutando de otro país, otras gentes y otra cultura. Nos quedan unas semanas por aquí, ya que nos interesan muchísimos sitios de este país.

FullSizeRender(4)

Vista nocturna de Kigali

Vista nocturna de Kigali

Las tierras volcánicas de Ruanda

Las tierras volcánicas de Ruanda

Cabras por todas partes

Cabras por todas partes

Bicilimusinas

Bicilimusinas

Deliciosa fruta

Deliciosa fruta