Etiqueta: India

Leave a reply

La Ruta de la Seda

Llevo muchos años queriendo conocer Asia Central. Viajé por Turquía hace unos años y me quedé con muchas ganas de conocer Irán y los “Tanes”, así que ahora es el momento de llevar a cabo mi sueño.

Wikipedia define la Ruta de la Seda así:

“La Ruta de la Seda fue una red de rutas comerciales organizadas a partir del negocio de la seda china desde el siglo I a.C., que se extendió por todo el continente asiático, conectando a China, con Mongolia, el subcontinente indio, Persia, Arabia, Siria, Turquía, Europa y África.”

Mi idea es salir de Teherán, subir Turkmenistán, seguir hacia Uzbekistán pasando por Samarcanda, hasta llegar a Tajikistán. De ahí, subir a Kirguizistán por la Carretera del Pamir, la segunda carretera más alta del mundo (4.600m) y entrar en China para desde ahí bajar a la India. Veremos si llego! Aquí unas imágenes de por dónde quiero ir:

mapa.jpg

Mapa2.jpg


Leave a reply

Un hasta pronto

IMG_2956

Pues sí, llegó la hora de terminar el viajazo por la Ruta de la Seda. Han sido cuatro meses inolvidables en los que sólo he tenido experiencias positivas. Unas alucinantes, y alguna que otra dura, pero de todas he aprendido y siento que he quemado esa inquietud que tanto me inquietaba (valga la…). Dicen que los que tenemos “culo de mal asiento”, o buscamos esos asientos nuevos, o nos caemos de la silla. A mí me pasaba eso. Necesitaba hacer este viaje. No huía de nada ni de nadie, simplemente buscaba conocer esas culturas que tanto me atraían y recorrer con mi querida Gerarda una ruta milenaria como es La Ruta de la Seda.

He cenado en un club de polo en Teherán con altos ejecutivos y he dormido con pastores kirguises sin más riqueza que su generosidad. No puedo decir que una experiencia sea mejor que la otra, o que me haya enriquecido más desayunar leche de yegua que huevos con bacon. Todo lo que he vivido en estos cuatro meses ha sido inolvidable y hacen de mí una persona un poquito más feliz y con un poquito más de conocimiento sobre lo que pasa ahí fuera, ahí al lado, en lugares que están muy cerca o muy lejos, según el punto de vista.

red5

Ahora que ya he vuelto a mi querida Madrid me preguntan qué es lo que más me ha gustado, qué momentos han sido más duros o qué he echado más en falta.

Después de recorrer Irán, Turkmenistán, Uzbekistan, Tajikistan, Kirguizistan y la India (este último sin bici), puedo decir que la mejor gente la he conocido en Irán. Me ha encantado romper con esos prejuicios que aquí se tienen sobre los musulmanes y sobre la Yihad. Cuánta gente habla sin decir nada, cuánta gente cree a pies juntillas lo que los medios propagan. En Irán sólo he encontrado una generosidad y una hospitalidad impresionantes para lo que estamos acostumbrados aquí. Allí no es que sea normal acoger a un extranjero, sino que es un honor. Es muy normal que te exhiban como un trofeo cuando te quedas en casa de alguien, enseñándole a todo el mundo la suerte que tienen de tenerte en su casa, como narré en el post de La Visita al Chiíta.

En Turkmenistán encontré un país cerrado a todo lo exterior, desértico y hospitalario. Considerado uno de los países más cerrados del mundo en cuanto a censura se refiere, mi experiencia fue increíble, conociendo gente que me ayudaba sin buscar nada en mí.

En Uzbekistán rompí con la soledad y encontré un compañero de viaje. Descubrí las ventajas de viajar acompañado y de compartir las experiencias. En cada lugar nuevo que conocía me acordaba de todos esos amigos que hubieran disfrutado de ese lugar tanto como yo. Viajar solo es bonito, pero si lo puedes compartir con alguien se puede convertir en el doble de bonito.

En Tajikistán descubrimos la dureza de la naturaleza, con subidas interminables, climas muy duros y un paisaje de quitar la respiración, donde nos dimos cuenta de lo vulnerables que somos ante lugares así. Conseguimos atravesar la Cordillera del Pamir, y su mítica M41, la segunda carretera más alta del mundo, vencimos al Wakhan Corridor, que dejó nuestras bicicletas para el arrastre mientras divisábamos al otro lado del río Panj la pobreza de Afghanistan.

Y Kirguizistan, ese país del que nada me informé y tanto me sorprendió. Sus montañas verdes llenas de caballos salvajes nos conquistaron y conseguimos lidiar con su gente. Nómadas con cara de pocos amigos y corazones enormes.

RED2

En India descubrí un país que no se corrompe, que sigue impasible ante la influencia de lo moderno. Mi primera visita a este país la hice hace 14 años y los únicos cambios que he visto han sido nuevos cajeros automáticos, coches de mejor gama y smartphones. Para todo lo demás, India y sus situaciones cotidianas acompañado de la mejor compañía posible.

IMG_2951

Podría escribir mucho más acerca de este viaje, pero ya estoy en Madrid, viviendo experiencias inolvidables también. Creo que lo bonito de los viajes es volver, e intentar aplicar lo aprendido en nuestro día a día, así que en ello estoy ya.

Tengo muchas ganas de veros a todos, es por ello que en Slowroom, el lugar desde donde partí, el lugar donde todo empezó, organizamos una expo de fotos sobre el viaje. Será el Jueves 17 de Septiembre y me encantará ver a todo el que pueda pasarse. Os cuidaremos con cervecita fría y bicicletas bonitas, ¿qué más se puede pedir a esta vida?